¡Nunca serás nada sin mí!…

Comparte... si te atreves...

claricelecter@hotmail.com

#MostroVacci

¿No? ¿En serio? Interesante, no sabía que ser algo en la vida dependía de estar con otra persona. Me encanta el eugemismo: siempre quise ser “algo”. Definitivamente, después de pasar por el dolor de estar con alguien que me hace menos, que me abusa y que me hace sentirme como lo peor y al fin agarro el valor para dejarlas, es justo lo necesito escuchar para cambiar de opinión y rehacer mi vida con esa persona. No “discúlpame, intentaré ser mejor”, ni “fue un error”, no, es escuchar que si me voy dejaré de ser un humano…

¡Wow! Hablando de patadas de ahogado. No sé cuál es el propósito de decir esas palabras tan crueles solo por el hecho de que te van a dejar. Se ve que el único propósito es causar daño y destruir lo que queda del autoestima de la otra persona. Golpe bajo, ¿acaso creen que escuchando eso uno va a enamorarse de nuevo y correr a sus brazos? ¡Claro que no! Al contrario, dan más ganas de salir corriendo. Es la más barata de las manipulaciones decirle a alguien que solo vale por que tú estás a su lado.

Curiosamente, insinúa que antes de ti no tenía valor alguno, que no era nada, que literalmente empezó a existir uno cuando aceptaste estar con ellos. Definitivamente es tener una opinión bastante alta de sí mismo es pensar que tu mera existencia hace que otras personas puedan tener un significado en la vida. Es triste imaginar el terror que le ha de causar la soledad a un individuo que escupe ese tipo de veneno con la intención de hacer que otro se quede a su lado. Como dice la canción: te adoraría aunque tú no me quisieras. Y lo más triste es que muchos se lo creen y se quedan por miedo a no encontrar a alguien que los ame o que aprecie lo que tienen para ofrecer.

Personalmente, cuando alguien me dice que no encontraré a otro igual, lo único que pienso es que si es así, seré un hombre afortunado, ya que por algo te estoy dejando en el pasado. No spe por qué la gente se queda con la idea de que si me alejo de ellos, buscaré una nueva versión con las mismas características. Cuando tiro una comida a la basura por estar podrida no voy al mercado buscando algo igual de podrido. O cuando desecho un celular por que es lento y no me sirve, busco algo mejor, no comprar el mismo aparato chafa que ya no quería. Lo mismo aplica a las relaciones.

Y sí, comprendo que hay muchas personas que escapan de un patán para ir directamente a buscarse otro igual o peor. Es cuestión de aprender de los errores que cometemos, ya que es lo que va a evitar que los repitamos en el fututo. Aquel que no aprende del pasado está condenado a repetirlo. Cansado destoy de ver cómo tienen pareja tras pareja que les trata como basura y cuando les pregunto por qué, el argumento es que les gustan así peligrositos. Échenle ganas.

Claro, no es que uno sea perfecto. He conocido a mucha gente y he estado en situaciones donde he comprometido mi autoestima y mi salud mentar con tal de que me den un poco de atención, a veces hasta las sobras de lo que les ofrecen a otros, incluso una vez alguien me dijo que no “le llegué” cuando le pregunté por qué era tan cruel conmigo cuando me había dicho que era una persona dulce y considerable. Resulta que le gustaba hacerme enojar para ver qué tanto le aguantaba. Dos semanas y salió volando. Creo que no esperaba que le diera la patada en las sentaderas tan pronto. Y eso que fui paciente. Mis equivocaciones me han ayudado a escoger lo que quiero y lo que no quiero en una pareja, en un amigo, incluso en un familiar. Esas muchas veces que le he llorado a alguien me hay ayudado a recordar cuando me he sentido despreciado y sin valor. Feo y asqueroso y me ayudan a ver hacia el futuro con esperanzas y posibilidades que antes no consideraba.. Besar sapos me ayudó a valorarme y a decidir el tipo de ser humano que quiero ser, con quién me quiero relacionar y qué tanto estoy dispuesto a tolerar.

Nunca, hermanos, hermanas, NUNCA dejemos que alguien nos diga lo que valemos y lo que somos. Los únicos que podemos hacer eso somos nosotros, y demasiadas veces le damos ese poder a otros cuando no es para que ellos lo determinen y mucho menos, te lo digan. Nuestro valor como seres humanos está relacionado a lo que hacemos y a si somos buenas personas o no y no con quien nos asociamos.

Tengamos un poco de amor propio y descubramos que somos personas maravillosas y poderosas con la capacidad de decidir, de avanza e incluso de cambiar al mundo si así lo decidimos. Nuestro dinero, estatus social o posesiones no nos hace más, sino lo que tenemos en nuestros corazones y lo que estamos dispuestos a compartir con el universo. Eso es lo que hará que nuestra existencia deje una marca t que sea relevante en la historia.

Si dejamos que alguien que no nos valora nos asigne un número, les aseguro que siempre saldremos cortos en el cambio, recordemos que si nos vendemos a un peso, un peso valdremos.


Y ustedes hermanos, hermanas, ¿qué opinan? Compartan… si se atreven…c

Saludos afectuosos.

Mostro.

Deja una respuesta