¿Va a haber mujeres en la reunión…?

Comparte... si te atreves...

claricelecter@hotmail.com

#MostroVacci

Es la pregunta que le hacen las novias a muchos de mis amigos cuando van a salir a cualquier parte, especialmente a las posadas de la temporada. Al parecer a los varones se les requiere trabajar en empresas donde solo hay hombres para que la novia no se moleste.

¿En serio? Honestamente siempre que escucho eso pienso que están bromeando. Me parece algo tan absurdo que no puedo evitar reírme cuando sucede, ¿qué tipo de pregunta es esa? Claro que va a haber mujeres. Uno se encuentra rodeado de seres humanos, algunos son hombres y otros son mujeres. Es una ecuación inescapable, ¿acaso no deben habitar en el planeta tierra porque hay mujeres en él?

Los celos son algo interesante. Hacen que las relaciones se hagan complicadas y pesadas. Son la duda sobre la pareja y su fidelidad. Son engañosos y nada deseables y se aparecen en cualquier momento y echan a perder hasta los mejores ratos. No son ni siquiera exclusivos de las mujeres, hay hombres que soy exageradamente celosos y hasta la mosca los pone furiosos cuando se le acercan mucho a su pareja. Tiende a pasar la raya de lo ridículo en muchas ocasiones.

Lo más chistoso es que luego escucha uno los argumentos más raros para justificar a las parejas: “Si no me cela no me ama”, sí, lo mismo dice una pareja golpeada o abusada con el ojo hinchado porque su amorcito se enoja y le pega porque le ama intensamente. Muchas veces he escuchado que dicen que ciertos celos son deseables porque si no, es clara muestra de que no le importas. Para mí, los celos son la parte más enferma de una relación, es lo que hace que me aleje de una persona que me interesa, me da flojera cuando se empiezan a poner intensos, sobre todo cuando no les doy razones para hacerlo.

Personalmente, si mi novio me anda celando, se queda sin novio, ¿qué onda?, yo detesto que me anden cuestionando, y menos si no tengo nada qué esconder. Yo le platico todo a mi novio para que no sienta que ando secreteando nada, pero no tiene por qué andar haciendo preguntas estúpidas como que si va a haber hombres en la fiesta a donde voy porque no le va a gustar la respuesta. Mucho menos me puede pedir que haga una videollamada para ver con quién estoy y que vean que tengo pareja. Todo mundo lo sabe porque yo les digo y no necesito andarle comprobando nada a nadie ni andarle rindiendo cuentas a nadie, ya tengo mamá, gracias.

Y ese argumento idiota de que “confío en ti pero no el los otros” que ni me lo pongan enfrente. Pueden echarme los perros todo lo que quieran, si YO decido serle fiel a mi pareja, no hay hombre que me mueva de ahí. Luego dicen que el alcohol, que no me pude controlar. Por algo no tomo y por lo mismo no me pongo en una situación donde vaya a perder el control. Qué casualidad que estaba en la cama desnudo con otra persona y pues no me pude controlar, ¡La fidelidad es una elección, no un maldito impulso, no inventen! Si mi chico tiene razones para celarme, tiene sentido, pero que me ande revisando el celular, la cartera o que me ande oliendo los calzones para ver si huelo a otro es señal de una enfermedad del alma profundamente corrosiva y el que yo deje que suceda habla mucho de mí.

Mi chico tiene acceso a mi celular, sabe el patrón para desbloquearlo por el simple y sencillo hecho de que no tengo nada qué esconder, pero que ande revisando mis mensajes o mis conversaciones, o peor, que ande bloqueando gente de mis redes sociales es causa de un grave problema conmigo. Todo mensaje que recibo lo puedo abrir frente a él porque no ando secreteándome con nadie, pero no tiene permiso de revisarme nada, ni yo tengo derecho a revisar nada. Si quiero andar de pirujo mejor no tengo novio y ya.

Personalmente, yo decidí hace mucho tiempo confiar en mi pareja. No tengo tiempo para estarme preocupando por si se mete con alguien. Si hace mal uso de mi confianza, simplemente me pierde y ya. Estarme desvelando pensando en lo que puede pasar con tal o cual persona o que se va a ir y que tengo que vigilarlo o que tengo que andarme escondiendo para seguirlo o peor, presentarme en cada fiesta o reunión que tiene con sus amigos para marcar mi terreno se me hace patético. De una vez orino sobre él para que los otros perros sepan que es mío, ¿no?

¡No! No es mi propiedad. Para mí ser pareja implica respeto y compromiso. No andar vigilando como vigilo a mis gatos cuando los dejo salir de mi depa. Y creo que a ellos también les doy la libertad de maniobrar solos un rato. Por eso no quise tener hijos, para no estar preocupado de que tengo que vigilarlos a cada momento. Repitamos esto juntos: “mi pareja no es mi hijo, no hay qué tratarle como tal”.

Y peor aún, hacerle un escándalo público cuando las cosas no sales como tú quieres cuando quieres porque quieres. Eso es más allá de lo corriente. La necesidad que algunas personas tienen de llamar la atención de otros es impresionante. Al parecer gritar y hacer escándalo es la nueva forma de mostrar amor. Que el mundo se entere quién manda. Humillando a tu pareja le compruebas tu amor, y lo que es más curioso, ya que hiciste tu pancho, le pides disculpas o le haces creer que es su culpa y hasta pedirte perdón por hacerte llegar a ese punto y que obtuviste lo que querías, ya todo se arregla… hasta el siguiente conflicto…

La grosería y poca consideración de algunas personas me impresiona, pero aún más la tolerancia de las otras, ¿cómo es posible que les estén marcando constantemente en horas de trabajo para pelear y que digan que les vale que estén ocupados? El otro día en el Uber, al conductor le estaba marque y marque la novia y cuando al fin le contestó, hasta yo salí maltratado e insultado porque la mujer creía que era la otra, de piruja, guanga y estúpida no me bajó. No pude contener la risa.

Al final de cuentas, si vas a estar con alguien, no debes perder tu tiempo con lo que puede pasar, mejor hay que dedicarle nuestro tiempo y energía a disfrutar nuestra relación, en vez de imaginar por quién nos va a dejar. Al cabo que si quieren irse, se van a ir por más que los vigilemos.

Eso de las relaciones “tóxicas” no es lo mío. Mejor solito que siendo vigilado…

Y ustedes hermanos, hermanas, ¿qué ooinan? Compartan… si se atreven…

Saludos afectuosos.

Mostro.

Deja una respuesta