Todo está bien, pero…

Comparte... si te atreves...

claricelecter@hotmail.com

#MostroVacci

Las personas somos fascinantes, nunca estamos conformes. Siempre le tenemos que encontrar algún pero a todo. Al parecer, cuando nos salen bien las cosas, hay que encontrar la manera de descubrir algo negativo. Nada puede ser tan perfecto porque el mundo puede explotar y las máquinas comenzarán a conquistar a los seres humanos en un futuro no muy lejano…

En muchas ocasiones he escuchado, (sobre todo en mi consultorio) que dicen que todo esta yendo tan bien que solo están esperando a que pase algo malo. Como si fuera necesario que siempre que las cosas vayan bien llegue algo negativo para contrarrestar el efecto. Digo, si esa fuera la regla, lo mismo podríamos decir cuando están las cosas yendo por el caño que están esperando a que pasen cosas buenas para balancear todo, pero esa forma de pensar no es muy común.

Generalmente, por cultura, por educación, por costumbre o por la razón que les dé la gana, tendemos a enfocarnos más en las cosas negativas. A mí me pasa seguido cuando conozco a una persona que me agrada para incluir en mi vida, me empiezo a preguntar qué es lo que le falla a ésta persona, qué defectos tendrá. Sé bastante que nadie es perfecto, que todos tenemos defectos, pero definitivamente me tengo que cuestionar cuáles son los de las personas que entran en mi mundo, ¿no? Claro que no, es como las personas que se lastiman para prepararse para cuando viene el dolor de verdad. No le veo caso estar siempre en espera de lo malo en vez de disfrutar de las cosas buenas que te suceden. Honestamente, ¿cuál sería el propósito de estar siempre esperando lo peor?

Una cosa es poner atención y estar listo para lidiar con cualquier cosa y otra es ser neurótico y estar angustiándose uno por cosas que no han pasado y que posiblemente nunca sucedan. Es como cuando te mandan llamar a la dirección en la escuela y ya te vas imaginando todos los regaños que vas a recibir por parte de la persona a cargo para llegar a recibir una invitación para participar en el festival del 10 de mayo. Perdiste todo ese tiempo y esfuerzo temblado de miedo e imaginando los cataclismos del mundo para nada. Durr. Como dicen: prepárate para lo peor pero espera lo mejor.

Se me hace chistoso cómo nuestra mente se va automáticamente a lo negativo, ¿será posible que así nos han programado? Quizá estamos tan acostumbrados a escuchar la voz de mamá que siempre tiene en cuenta todas las posibles consecuencias de nuestras acciones que aprendemos a vivir de esa manera? Es posible, pero nuestras mamás lo hacen de forma automática y generalmente con las mejores intenciones, en nuestro caso, a veces parece autosabotaje.

Pasa con las parejas también. Conoces a alguien, te gusta, salen y empiezan a salir, una relación se desarrolla y todo el tiempo que dura, te la pasas esperando a que te engañe. Le revisas el celular constantemente, la cartera, hasta hay gente que le huele la ropa a su pareja con tal de detectar a la otra persona. Cada mirada, cada saludo o movimiento es una clara indicación de que están metidos de lleno en un amorío prohibido cuando a veces ni siquiera se conocen. En esos casos es tu mente paranoide la que está imaginando todo el escenario. No está pasando nada y tú te la pasas pensando lo peor. En muchos casos lo que se logra es que hartas a tu pareja y terminan dejándote. Resulta que el resultado fue el mismo y terminas diciéndote que lo sabías. El caso es que te dejaron porque en vez de poner atención a tu relación, te enfocaste en buscarle codos a la culebra, y al parecer, tenía un montón de codos…

Que quede claro que una persona que siempre ve lo negativo de las situaciones no es agradable. Llega el momento que enfada, de hecho. Es la clásica persona que cuando llueve siempre comenta que vienen otras peores, o que cuando tiembla, resulta que se esperan otros más fuertes. Son la gente que muchos evitamos porque si nos vamos por esa línea de pensamientos, el mundo está muy cerca del fin. Les diré algo: si llega un diluvio o tiembla tan fuerte que la península se separa y la pangea se forma de nuevo y luego se hunde y nos morimos todos, va a pasar, lo sepa o no, lo haya anunciado la señora más cercana o no o lo espere o no. Mejor déjenme disfrutar mis últimos momentos de felicidad ignorante. Ya cuando lleguen los termineitors a matarme que lleguen y ya. Lidiaré con esa situación cuando se presente, y si no, pues no.

Y tampoco se trata de estar con una sonrisa falsa ni con la mentalidad de “siempre sé positivo”. No. Se trata de preocuparte por vivir en el presente. El estar pensando el lo que va a suceder se me hace una pérdida de tiempo porque es posible que ni pase y ya perdiste tiempo preocupado por ello y si te la pasas solamente pensando el en pasado, el presente lo pierde uno de vista. Luego termina una con dolor de cuello por andar volteando a todos lados viendo lo que pasó y lo que va a pasar pero para nada pone atención a lo que está aconteciendo en ese momento. Cuando uno camina volteando hacia atrás, muchas veces termina estrellándose con el poste más cercano y sintiéndose completamente estúpido por su torpeza mientras escucha a la gente que lo rodea reírse.

Entonces hermanos, hermanas, enfoquemos nuestra atención en las cosas importantes, en vez de quedarnos atorados en lo que no podemos cambiar o lo que ni siquiera ha acontecido. Vivamos nuestro presente plenamente y aprendamos a apreciar la belleza que nos rodea. Total, el pasado ya no se puede cambiar, pero sí podemos aprender de él para convertirnos en personas más sabias. Habrá chipotes en nuestra cabeza de uno que otro golpe que hemos recibido, pero si los usamos como lecciones, les aseguro que no nos estrellaremos con el mismo obstáculo.

Yo he pecado de lo mismo, por eso sé lo que les digo, tengo los chipotes para comprobarlo, jejeje.

Y ustedes hermanos, hermanas, ¿qué opinan? Compartan.. si se atreven…

Saludos afectuosos.

Mostro.

4 comentarios de “Todo está bien, pero…”

  1. gracias!!!!, en el clavo, lo que es dificil pero no imposible es practicar todos los dias, un pensamiento a la vez, manejar lo mejor posible ese pensamiento que pasa por la cabeza a quererte hechar todo abajo, practicar el vivir el momento y ser feliz, recibir la situacion y hacer lo mejor con esa experiencia, y no auto sabotearte pensando en que momento las cosas se tornaran feas, al final como dices debemos aprender de ello 🙂

Deja una respuesta