¿Escuché bien tu pregunta?…

Comparte... si te atreves...

claricelecter@hotmail.com

#MostroVacci

El ser diferente trae consigo prejuicios, dudas y en ocasiones rechazo de muchas personas. Puede que seas la persona más interesante de cualquier agrupación o la criatura más temida. Eso depende mucho de las personas que te rodean, sus ideas y sobre todo, cómo te comportas y reaccionas ante diferentes situaciones.

Afortunadamente, aquellos que buscan aumentar sus horizontes y traer un poco de cultura y conocimiento a sus esquemas mentales son las personas que se te acercan y te hacen todo tipo de preguntas, quieren saber un sinfín de situaciones y parecen genuinamente interesados en saber tu opinión sobre diferentes temas.

Sobra decir que podemos caer en estereotipos ofensivos a la hora de estar conociendo a una persona, por lo que habrá que avanzar con mucho cuidado para no andar por aguas movedizas, pero si en realidad te interesa conocer a alguien, es importante poder sentirse en la confianza de preguntar lo que sea sin miedo a que se malinterprete o que cause incomodidad.

Como hace unos días, mientras platicaba con un chico heterosexual, me hizo una pregunta interesante: ¿Qué es lo más “gay” que has hecho? Honestamente no se me vino respuesta a la mente que respondiera satisfactoriamente, al menos para mí ante semejante cuestionamiento. Lo único que se me ocurrió es preguntarle sobre la experiencia más heterosexual que ha vivido. Vi su cara de sorpresa y los dos nos soltamos riendo ante lo absurdo de ambas preguntas y el tema quedó olvidado.

Por mi parte, no pude evitar hacer un recuento de las preguntas peculiares que han dirigido hacia mí las personas con respecto a mi sexualidad. Algunas personas se nota que quieren hacer preguntas pero por el afán de no ofender, se frenan. Me pregunto, ¿qué han de querer saber?

De ahí surgió la tarea de platicar con varias personas homosexuales con la finalidad de ver si era mi opinión o era algo en lo que coincidíamos. Aquí están algunas de las mencionadas, sin tener en realidad orden de importancia ni grados de rareza, solo están ahí, ustedes dirán si la han escuchado:

1.- ¿Por qué eres gay? Por alguna razón, la gente nos imagina en el mercado reabasteciendo lo gay en nuestro inventario, ¡no se vaya a acabar! Las teorías difieren mucho, unas dice que la genética, otros, el ambiente, otros le llaman la preferencia sexual. Definitivamente cada caso es muy personal y los motivadores varían de persona en persona, es la maravilla de llamarnos individuos.

2.- ¿No te gusto, verdad? La respuesta es no. Muchos heterosexuales se incomodan ante un homosexual dentro de sus grupos sociales. Afortunadamente, no todo lo que se mueve nos gusta, tenemos preferencias y tipos de personas que nos atraen. Sabemos discernir entre lo que nos es atractivo y lo que no nos agrada y la mayoría de las veces no tenemos reservas en expresarlo.

3.- ¿Has intentado no ser gay? Definitivamente mi favorita. Nunca puedo evitar reírme un poco al escucharla (aunque después de unos cientos de veces tiende a ser menos gracioso). La verdad es que no, nunca he intentado ser algo que no soy. Y aunque sé que hay gente que experimenta y la respeto mucho por ello, hay algunas personas que simplemente son y se aceptan.

4.- No pareces gay. Una afirmación, claro, pero la connotación de que todos los gays somos afeminados es algo con lo que nos topamos a menudo. Hay de todo tipo de personas. Desde los más masculinos hasta los más femeninos. Eso no nos hace más o menos gay. Simplemente la forma de ser y expresarlo es la misma. Al final de cuentas todos somos seres humanos por dentro, ¿no?

5.- ¿Te gustan los niños? La más horrorosa de las preguntas. Es alarmante ver que un gran número de personas viven bajo la firme creencia de que los violadores de niños son homosexuales. Como dato, generalmente las personas con atracción sexual hacia los niños generalmente no son homosexuales y en la mayoría de los casos el abusador es alguien conocido del abusado.

6.- ¿Has tenido muchos novios? Otra idea común es que la promiscuidad prolifera en nuestros círculos sociales, cuando en realidad se encuentra presente en todos los ámbitos, desde el más alto de la sociedad hasta la más baja de las clases se topan con éste fenómeno. Hay parejas homosexuales que se quieren, se respetan y se mantienen juntos durante muchos años y hay otras que se separan pronto, así como gente promiscua. ¿Acaso no hay parejas y personas heterosexuales con las mismas características?

7.- ¿Te vistes de mujer? El confundir a un homosexual que es una persona con atracción sexual hacia su mismo sexo con un trasvesti (persona que obtiene placer sexual de usar una o varias prendas del sexo opuesto o con un transexual (persona que modifica su cuerpo para convertirse en el sexo opuesto) es el colmo de la ignorancia. Afortunadamente es una buena ocasión para educar un poco a la gente sobre lo que es la diversidad sexual, siempre y cuando tienes la apertura y el conocimiento para hacerlo, claro.

8.- ¿Es mejor besar a un hombre o a una mujer? Es diferente, los roles sexuales tienen mucho que ver, además que cada persona tiene un estilo de besar muy particular. No creo que se puedan comparar entre sexos en sí, sino en las experiencias de las personas.

En fin, son las preguntas con las que más nos topamos las personas con las que platiqué sobre el tema. ¿Alguna vez te las han hecho?

Compartan… si se atreven.

Saludos afectuosos.

Mostro.

Deja una respuesta