¿Cuál es la canción que te obsesiona?

Comparte... si te atreves...

claricelecter@hotmail.com

#MostroVacci

Muchas personas tenemos una conexión profunda con la música. Nos levanta cuando nos sentimos tristes, nos conecta con el autor por sus poderosas palabras. Nos ayuda a expresar sentimientos complicados que a veces nuestras propias palabras se niegan a expresar. Nos sacan de nuestro estado de humor actual y generalmente nos hacen sentir mejor.

Algunas canciones nos hacen llorar desde el primer momento que las escuchamos. Al parecer los autores tienen la habilidad de transportarnos con sus palabras a un momento difícil, ese donde estábamos indefensos, frustrados, Obsesion1solos y desprotegidos y las emociones no tardan en desbordarse dentro de nosotros y empiezan a fluir las lágrimas.

Hay otras que nos hacen sentirnos fuertes, en mi caso, hay una que me llega porque me han dicho varias personas que me describe, se llama “Bitch” de Meredith Brooks. Es una canción que suena como que la que la canta anuncia orgullosamente que es una perra y que no le importa a quién le moleste, pero es lo contrario, habla de una persona que es un poco de todo, fuerte, vulnerable y que no se da por vencida, el coro mismo lo dice: soy una perra, soy una amante, soy una niña, soy una madre, soy una pecadora, soy una santa y no siento vergüenza. Obsesion2Es la canción que escuché una y otra vez después de leer la carta de mi hermana publicada en Las palabras ocultas. Fue ésta tonada la que me dio fuerza cuando sentía que mi corazón se desmoronaba. Me recordó lo fuerte que soy y que no debo sentirme mal por ser yo.

Otro ejemplo de música que me hace sentir bien es la que le canté a todas aquellas personas que me despreciaron cuando me tuvieron en sus brazos. Ya teniendo pareja me topé con que casi todos los hombres que me gustaban y nunca me hicieron caso ahora sí me deseaban, ya que no tenía la oportunidad ni el interés de estar con ellos. Me vieron perdido y ahora sí me deseaban. Estoy casi seguro que si hubiera cometido el error de dejar a mi novio por alguno de ellos, ya que me hubieran visto disponible, me hubieran botado de nuevo. La canción se llama “Call me when you’re sober” de Evanescence, dice “no me llores, si me amaras, estarías aquí conmigo” y “sólo lo deseas porque se acabó”. No me aprovecharon cuando podían, por lo tanto me perdieron. Siempre que la canto me pasan por la mente todos aquellos personajes del pasado.

Pero mi canción-obsesión, la que se lleva el Oscar de las canciones que escucho constantemente y aún me llega es “Chandelier” de Sia. La primera vez que le puse atención a la letra iba en el camión hacia el trabajo y no pude evitar soltarme llorando ante la vista de todos. Obsesion4Su línea “ayúdame, me aferro a la dulce vida, no veo hacia abajo y no abro los ojos, mantén mi vaso lleno hasta el amanecer, porque sólo me aferro por ésta noche, sólo por ésta noche, sólo por ésta noche” me recuerda a lo que Angel y yo platicábamos sobre la depresión y el suicidio, las ganas que a veces tenemos de morir, sobre la soledad y los escapes que nos buscamos de la desesperación y la vergüenza.

Desde ese momento la voz de Sia atrapó mi dolor y lo mandó hacia el universo con su gran poder y alcance. Angel tenía poco de haber fallecido y yo en ese momento me sentía perdido y desprotegido. Él siempre me hizo sentirme seguro con todo y mi oscuridad. Con él simplemente podía ser yo sin miedo a espantarlo o sentirme juzgado. Nadie podía siquiera verme feo sin despertar su lado agresivo. Con él yo era intocable. En realidad nunca había tenido eso. Incluso ahora que va a cumplir dos años de que falleció, aún me siento un poco a la intemperie. Desde ese momento, Chandelier se convirtió en mi obsesión. ob3La escuchaba sin cesar durante todos mis ratos libres. Escucharla me recordaba tantas cosas y el dolor de la voz de su intérprete me exprimía el corazón. Sus altos eran los gritos que mi corazón y mi alma no lograban sacar. Liberó poco a poco todas mis emociones encerradas y mi frustración de haber perdido a mi mejor amigo, mi alma gemela, mi hermano y protector. Incluso ahorita recordando esos momentos, no puedo evitar llorar un poco. Por primera vez mi dolor tuvo una voz. Por eso se convirtió en la canción de obsesión: porque escucharla me recordaba mis momentos con Angel.

Definitivamente la música siempre ha impactado mi vida. Cada momento de mi vida ha sido empatado por una pieza musical que logra representar lo que siento, ya sea positivo o negativo. Diría Andrea Boccelli “es la musa que te invita a tocarla suavecita”. Creo que es una forma muy acertada de describir la enorme catarsis que puedes experimentar con la música.

A veces, los sábados, me reúno con un gran amigo, Jorge. Es amante de la música como yo. Nos juntamos después del trabajo y mientras él toca la guitarra, entre los dos cantamos y vertimos nuestras almas en las canciones. Obsesion5No seremos seleccionados para estudiar en el conservatorio, pero el sentimiento de gritar, cantar e incluso llorar con una buena letra no tiene comparación. Nos ayuda a expresar el amor que sentimos hacia nuestra pareja, lo frustrado que nos hace sentir la vida en ocasiones, al dolor de las pérdidas y lo chistoso de la vida en general. No tiene comparación.

Me pregunto cuáles aventuras me tocará vivir en el futuro, y sobre todo, qué canciones me acompañarán para darles más sabor.

Hacer el amor con la música es un placer que no todo ser humano se permite.

Y a ustedes, hermanos, hermanas, ¿Cuál canción les obsesiona? Compartan… si se atreven.

Saludos afectuosos.

Mostro.

Deja una respuesta